domingo, 2 de noviembre de 2008

IMPORTANCIA DE LA EDUCACION AGROPECUARIA

Importancia de la Agricultura y la Educación Agropecuaria
en el Desarrollo de las Américas
1
Introducción
Me siento sumamente complacido de que aprovechemos esta oportunidad para
reunirnos y poder presentarles la visión del IICA en torno a la importancia global de la
agricultura y la educación agropecuaria en el desarrollo de las Américas.
El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) es el
organismo especializado en agricultura del Sistema Interamericano, vinculado a la
Organización de los Estados Americanos (OEA). Fundado hace sesenta años, los
objetivos actuales del Instituto son promover el desarrollo agrícola sostenible, la
seguridad alimentaria y la prosperidad en las comunidades rurales de sus 34 Estados
Miembros en las Américas. El principal órgano rector del IICA es la Junta Interamericana
de Agricultura, compuesta por los 34 ministros de agricultura de las Américas.
Adicionalmente, la integran 18 Observadores Permanentes, incluidos varios países
europeos y España, como Miembro Asociado.
Consideramos que la agricultura debe valorarse por lo que es: cimiento de la
sociedad y piedra angular de todas las economías. Pero para que la agricultura y el
desarrollo rural ocupen su legítimo lugar en el crecimiento económico, los decisores
políticos deberán reconocer el verdadero aporte de la agricultura al desarrollo nacional.
Las estadísticas oficiales a menudo muestran que la agricultura aporta un solo
dígito al producto interno bruto (PIB). Sin embargo, nuestras investigaciones sugieren
que cuando se toman en cuenta todos los eslabonamientos hacia delante y hacia atrás en
la cadena de productos básicos, la contribución de la agricultura al desarrollo nacional
supera con creces los porcentajes que figuran en las estadísticas nacionales.
En elsiguiente cuadro esto se pone de manifiesto sin lugar a dudas.
1
Austin, Texas, 14 de octubre
PIBag/P
IB
PIB de la agricultura
ampliada/PIB
Argentina
4,6%
32,2%
Brasil
4,3%
26,2%
Chile
5,6%
32,1%
México
4,6%
24,5%
Estados Unidos 0,7%
8,1%
Venezuela
4,0%
20,5%
Costa Rica
11,3%
32,5%
Contribución al PIB
Producto Interno Bruto y Valor Agregado
Page 2
2
La subestimación de la importancia del sector alimentario y de la agroindustria en
el desarrollo económico ha dado como resultado:
• Una falta de reconocimiento a la contribución de la agricultura y de los
profesionales en agronomía al desarrollo nacional.
• Poco financiamiento a la investigación, capacitación y educación agropecuaria.
• Escaso interés de los profesionales jóvenes en los agronegocios.
• Poco financiamiento a la infraestructura rural y poca inversión en el sector.
• Sesgo a favor de las zonas urbanas en la asignación de los recursos nacionales.
• Dependencia persistente en alimentos importados en algunos países de las
Américas.
Dentro de este contexto, estamos convencidos de que el sector agrícola ampliado,
que trasciende los parámetros de la producción primaria, es vital en la búsqueda del
crecimiento económico y el bienestar rural. La agricultura contribuye al desarrollo de los
países en tres aspectos fundamentales:
• la seguridad alimentaria
• la estabilidad social
• la protección del ambiente para la presente y las futuras generaciones
Asimismo, la agricultura es importante en la promoción de la prosperidad rural
porque ya no podemos aceptar la emigración de los pobres del campo a las ciudades
como una solución a la pobreza rural. Las dificultades económicas y sociales continúan
en las ciudades, poniendo en riesgo la estabilidad social y el progreso alcanzado en la
gobernabilidad democrática. Debemos revertir este desplazamiento rural-urbano.
La Función de los Gobiernos
Los programas de ajuste estructural adoptados en los últimos años en varios
países del hemisferio han producido una reducción en el tamaño y el presupuesto de los
ministerios de agricultura.
Sin embargo, el panorama mundial requiere que el estado desempeñe un papel
vital en la definición de marcos de políticas y reglamentaciones para la agricultura, así
como en la dotación de servicios de apoyo, como infraestructura rural, seguridad en la
tenencia de la tierra, capacitación, investigación y extensión, todo lo cual es esencial para
que la agricultura sea un sector competitivo.
Fuerzas de Integración y Comercio Hemisférico
Más o menos en el último decenio, se observa en las Américas una clara
tendencia a promover la integración y el comercio hemisférico y regional. La aparición
del MERCOSUR, el TLC, el G-3, el Pacto Andino, la ACS, así como el fortalecimiento
de CARICOM como un mercado y una economía única, además de los esfuerzos por
Page 3
3
crear el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), expresan indudablemente el
destino de este hemisferio en pos de la integración.
El comercio entre los países de las Américas ha aumentado de forma más
significativa que el comercio a nivel mundial. En el decenio pasado, el comercio mundial
mostró un incremento anual de aproximadamente un 8%, mientras que las distintas
regiones en las Américas registraron aumentos superiores: 20% en la zona del Pacto
Andino, 12% en la región del TLC y más del 20% en CARICOM.
Esta tendencia sugiere excelentes posibilidades futuras para el comercio regional,
y sentará las bases para la conformación del Área de Libre Comercio de las Américas.
Mandatos de la Cumbre de las Américas 2001
Como resultado de la Tercera Cumbre de las Américas, celebrada en la ciudad de
Quebec, Canadá, en el año 2001, se preparó una Declaración y un Plan de Acción que
definen con claridad las estrategias y los programas que deberán adoptarse para generar
mayor prosperidad económica, ampliar las oportunidades económicas y fortalecer las
relaciones internacionales entre las naciones en el futuro previsible.
El compromiso de crear el Área de Libre Comercio de las Américas para el año
2005 pone de relieve la necesidad de procurar el diálogo permanente y la cooperación
dentro del Sistema Interamericano.
Tanto en la Declaración como en el Plan de Acción, los Jefes de Estado y de
Gobierno de las Américas enfatizaron la relevancia de la agricultura y la vida rural para
el fortalecimiento de la democracia, la creación de prosperidad y el pleno desarrollo del
potencial humano de los pueblos de las Américas.
El Área de Libre Comercio de las Américas propuesta creará un mercado global
de unos 800 millones de personas. Este mercado abrirá espacios sin precedentes para el
comercio de productos agropecuarios y permitirá establecer la mayor comunidad
agroindustrial en el mundo.
Nuestro hemisferio está surgiendo no solo como la subregión de mayor
crecimiento en el mundo, sino también como la subregión con el mayor potencial de
crecimiento futuro.
La agricultura de América Latina y el Caribe en el siglo XXI debe ser
competitiva: debe producir bienes con valor agregado, ser ambientalmente sostenible y
responder a la creciente demanda de alimentos procesados de fácil preparación y de
productos orgánicos. Con este panorama como telón de fondo, el desarrollo agropecuario
en el siglo XXI debe garantizar un equilibrio adecuado entre la seguridad alimentaria y la
protección ambiental.
Page 4
4
La agricultura del futuro será cada vez más multifuncional, heterogénea,
compleja, dirigida por el conocimiento y la tecnología, orientada al mercado y adaptada a
los recursos disponibles.
Los factores clave que impulsarán esta nueva agricultura serán la aplicación de la
biotecnología y las tecnologías de información, así como la globalización de los
mercados, el conocimiento, la educación y las preferencias de los consumidores.
Esta nueva agricultura dependerá cada vez más de la capacidad de las
agroindustrias competitivas para comercializar productos que cumplan con las normas de
sanidad agropecuaria y con las reglamentaciones relativas a la inocuidad de los alimentos
y la protección del ambiente.
El éxito de este paradigma dependerá de la tecnología, la información y la
comunicación, la capacitación y la educación, la promoción de productos con valor
agregado y el intercambio de experiencias (veamos la Ilustración 1).
Tecnología
Comercio
Agronegocios
Sanidad Agropecuaria
e Inocuidad de
Alimentos
Recursos Naturales
Y Medio Ambiente
Información y
Comunicación
Capacitación y
Educación
Productos de
Valor Agregado
Intercambio
de
Experiencias
Page 5
5
La ilustración muestra que la nueva agricultura estará dirigida por el comercio
global, con base en agroindustrias que produzcan bienes con valor agregado de
conformidad con las normas de sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos y que,
al mismo tiempo, respeten el ambiente.
Papel del IICA en la Agricultura y el Desarrollo Rural
Me gustaría mencionar cuatro estrategias que hemos puesto en práctica para
apoyar las acciones en este nuevo contexto:
• El IICA apoya el desarrollo de las agroindustrias y de los agronegocios,
promoviendo el uso de nuevas tecnologías y principios empresariales en las
explotaciones agrícolas, con miras a fomentar la competitividad y el desarrollo de
un entorno agroindustrial global.
• Los agronegocios y las empresas rurales tienen un importante papel que jugar en
la creación de prosperidad, empleo y crecimiento económico en el hemisferio. Por
consiguiente, el Instituto debe desempeñar un importante papel impartiendo
capacitación y promoviendo el uso de principios empresariales, tecnología
innovadora, nuevos sistemas de información y comunicación en la producción
agropecuaria y en las agroindustrias, a fin de incrementar su competitividad en los
mercados globales.
• El IICA apoya a los ministerios de agricultura en sus esfuerzos por transformar su
papel, estructura y funciones, equipándolos mejor para que puedan encarar las
nuevas realidades de la globalización y la modernización estatal. Los ministerios
de agricultura y otras instituciones en la región están en proceso de reestructurar y
redefinir sus planes para lidiar con los nuevos desafíos que presenta el comercio
global y satisfacer la necesidad del sector agropecuario de ser eficiente y
competitivo en un medio caracterizado por los recortes presupuestarios. El IICA
trabaja para llevar las experiencias de otros países a la mesa de discusión, brindar
apoyo técnico y administrativo, y asistir en la formulación de políticas que
contribuyan al proceso de modernización institucional.
• El IICA fomenta el desarrollo sostenible y el uso sustentable de los recursos
naturales para bien de la presente y las futuras generaciones. La utilización
sustentable de los recursos naturales es esencial para asegurar la prosperidad y la
sostenibilidad de la vida rural y, por ello, el IICA colabora con otras instituciones
nacionales, regionales, hemisféricas e internacionales para promover el uso
sostenible de los recursos naturales. Algunos aspectos apremiantes sobre este
tema son la deforestación, la degradación de la tierra y el suministro de agua para
la agricultura.
• El IICA también apoya a sus Estados Miembros en el mejoramiento de la
inocuidad de sus productos alimenticios. Los aspectos no comerciales, como la
inocuidad de los alimentos y la sanidad agropecuaria continúan siendo
Page 6
6
fundamentales para el proceso de globalización y liberalización comercial. La
coordinación de iniciativas en políticas que apoyen las estrategias tendientes a
solventar estos aspectos, es un elemento vital para los Estados Miembros. Por lo
tanto, el Instituto apoya los programas nacionales y regionales dirigidos a
armonizar los enfoques para mejorar la inocuidad de los alimentos y controlar las
enfermedades animales y plagas vegetales que obstaculizan el comercio y la
productividad agrícola.
• Asimismo, el IICA asiste a sus Estados Miembros en la modernización de sus
organizaciones y de las operaciones de sanidad agropecuaria, de manera que
puedan cumplir con los nuevos compromisos internacionales asumidos en los
acuerdos de la OMC y otros convenios comerciales.
El éxito que pueda lograrse a favor de la modernización agrícola en las Américas
y del pleno aprovechamiento del potencial del sector rural, dependerá en gran medida de
líderes que puedan promover el cambio y explotar la inmensa capacidad de nuestros
países eliminando el sesgo antirural de las políticas de desarrollo.
El Nuevo Plan de Estudios para Promover el Desarrollo Agrícola Sostenible
Las redes interconectadas y las economías sustentadas en el conocimiento y la
información, exigen de bases sólidas en educación y capacitación. Por este motivo,
quisiera referirme brevemente a un nuevo programa de educación agronómica cuyo
objetivo es fomentar el desarrollo agrícola sostenible.
Las instituciones educativas en la región se han demorado en ajustar sus planes de
estudio a las nuevas circunstancias, caracterizadas por los siguientes aspectos:
• cambiantes oportunidades de empleo en la agricultura,
• rápido progreso científico y cambios técnicos,
• mayor conciencia sobre los problemas ambientales,
• mayor conciencia sobre los aspectos de género y el papel de la mujer en la
agricultura,
• necesidad de incluir los problemas de población en la educación agrícola,
• necesidad de adoptar un enfoque interdisciplinario en la educación, la
investigación y la extensión agropecuaria.
Impera la necesidad de reexaminar todo el planteamiento educativo.
Las investigaciones actuales sugieren que hoy en día necesitamos un graduado en
agronomía de primera categoría, que conozca bien las prácticas empresariales, tenga
capacidad de comunicarse con diversos grupos rurales y de ayudarles a solucionar sus
problemas de forma colectiva, así como la habilidad de asistir a las pequeñas fincas
familiares a pasar de la agricultura de subsistencia a la producción comercial.
Page 7
7
Esto exige la formulación de un plan de estudios que utilice ejemplos prácticos
para enfatizar la naturaleza integral del proceso de producción agropecuaria a lo largo de
toda la cadena de producción alimentaria y que, además, exponga a los estudiantes a
situaciones de la vida real pertinentes a la agricultura moderna.
Los estudios de agronomía en la región deben responder a la demanda de
graduados del mercado y tomar en cuenta las políticas y estrategias nacionales.
El nuevo plan de estudios debe ayudar a liberar el talento y la creatividad de
nuestros jóvenes para que puedan contribuir a encontrar soluciones innovadoras a los
complejos problemas que aquejan al mundo contemporáneo.
Además, debe procurar un marco para fomentar acciones conjuntas de manera que
el nuevo mundo de cooperación que deseamos construir se inculque en los jóvenes a
temprana edad.
Los estudiantes también deben aprender que el liderazgo siempre empieza por el
liderazgo de uno mismo. Los principios básicos de integridad, imparcialidad,
profesionalismo, flexibilidad, lealtad, prudencia, responsabilidad y respeto a los demás
como seres humanos, deben introducirse al nuevo programa de estudios. El liderazgo de
uno mismo precede al liderazgo de los demás.
Estrategia del IICA en Educación Agrícola
Dado este contexto, nuestro Instituto ha formulado una estrategia abocada a
fortalecer la educación y la capacitación en agricultura.
La misma está compuesta por cuatro elementos:
• Contribuir a la modernización de los centros superiores y vocacionales de
educación agropecuaria, y los sistemas e instituciones de capacitación agrícola, a
fin de mejorar la pertinencia y la calidad de sus productos.
• Apoyar programas de capacitación para la comunidad agroindustrial y para el
personal de organizaciones agropecuarias públicas y privadas, a fin de aumentar
su competitividad y mejorar su posición en los mercados internacionales.
• Sistematizar y divulgar experiencias sobre la modernización de la educación y la
capacitación agrícola, y fortalecer la cooperación horizontal.
• Integrar la Red Global de Aprendizaje para el Desarrollo del Banco Mundial, la
cual se especializa en agricultura.
Un Nuevo Modelo de Desarrollo para el IICA
Consideramos que la modernización del sector agropecuario y el desarrollo rural
sostenible son factores de importancia vital para alcanzar el Objetivo de Desarrollo del
Milenio de reducir la pobreza en un 50% para el año 2015.
Page 8
8
Debemos examinar el potencial que existe en las comunidades rurales para la
provisión de servicios rurales, el agroturismo, la producción artesanal, los productos
forestales, el transporte, el procesamiento de alimentos, la comercialización, el suministro
de insumos y servicios relacionados con la producción.
Según el IFPRI, “la abundancia y la diversidad de los recursos naturales y
agrícolas de la región (refiriéndose a América Latina y el Caribe) le ofrecen a la región
una ventaja comparativa para competir en los mercados mundiales y generar un
crecimiento generalizado en toda la economía”.
Sin embargo, dicho crecimiento solo tendrá lugar si adoptamos un modelo de
desarrollo más adecuado, que propicie mayores inversiones en las zonas rurales, a fin de
garantizar un desarrollo más sostenible de la agricultura y una mayor prosperidad en la
economía rural. Un modelo de esta índole deberá incluir un marco institucional que
fomente la cooperación y el trabajo conjunto entre el estado y la sociedad civil,
considerado dentro del contexto de una economía de mercado que busca acciones más
extensas y transparentes.
Esto, a su vez, exige que las organizaciones públicas, privadas e internacionales
asuman un nuevo papel.
Por ende, es necesario adoptar un nuevo modelo de desarrollo que procure:
• Un mayor equilibrio rural-urbano, a través del desarrollo integral tanto de las
zonas urbanas como las rurales.
• Mayores inversiones en las zonas rurales, con el propósito de:
i.
asegurar la estabilidad política y social
ii. promover la competitividad de la agricultura y de las actividades
económicas rurales
iii. generar empleo rural agrícola y no agrícola que permita un nivel de vida
aceptable en las zonas rurales
• Un aumento de la productividad y una expansión de la oferta de alimentos para
satisfacer la creciente necesidad de alimentos y las exigencias del mercado.
En consecuencia, es necesario adoptar políticas y estrategias apropiadas a fin de:

Aumentar las inversiones en el sector rural, con el propósito de promover un uso
rentable y sostenible de los recursos naturales.

Promover inversiones en infraestructura y servicios que permitan a las
actividades agrícolas y no agrícolas en las zonas rurales ser competitivas,
rentables y sostenibles.

Fomentar inversiones para desarrollar el capital humano en el sector rural
(educación rural) con la finalidad de mejorar las destrezas de la población y
mejorar su nivel de vida.
Page 9
9

Invertir en el desarrollo de empresas rurales e instituciones que fortalezcan los
vínculos rurales-urbanos, generen actividades con valor agregado y produzcan
mayores ingresos.
A la luz de los desafíos que deben enfrentar la agricultura y la vida rural,
necesitamos un nuevo marco institucional que transforme el aislamiento rural en una red
de prosperidad global. El mecanismo para aplicar esta estrategia es una plataforma
hemisférica de cooperación que:
(i) promueva el diálogo,
(ii) fortalezca y amplíe las alianzas con socios estratégicos
(iii) aumente el flujo de inversiones hacia la agricultura y la economía rural.
Esta plataforma hemisférica permitirá a las partes interesadas en el sector
agropecuario aprovechar el conocimiento hemisférico y global y, al mismo tiempo,
influir en estos mismos ámbitos creando conciencia sobre las necesidades imperantes en
el plano local y nacional.
En mi opinión, el establecimiento de una plataforma hemisférica que vincule los
diferentes niveles de acción será una oportunidad para:
• Vincular la comunidad agrícola y la vida rural a la sociedad global del
conocimiento.
• Idear nuevos estilos de cooperación entre los organismos internacionales y los
países.
• Movilizar los recursos nacionales e internacionales para invertirlos en agricultura
y en las comunidades rurales.
El Instituto propone emplear los instrumentos siguientes para promover la
prosperidad en el sector rural:
• Crear relaciones estratégicas con los Estados Miembros, a fin de facilitar una
mejor identificación de sus necesidades en el sector rural.
• Establecer alianzas estratégicas con la comunidad financiera internacional.
• Promover el desarrollo de capacidades comerciales.
• Fomentar la agroindustria y forjar nexos más cercanos con el sector privado.
• Mejorar la educación y la capacitación para modernizar la economía rural.
• Impulsar la cooperación técnica horizontal entre los países.
• Facilitar el desarrollo comunitario sostenible.
• Favorecer la protección del ambiente.
Para concluir, permítanme agradecerles por la oportunidad brindada de referirme
a la importancia global de la agricultura y de la educación agropecuaria en el desarrollo
de las Américas, así como a la necesidad de adaptarse a los tiempos cambiantes.
Page 10
10
Quisiera finalizar citando una frase bastante conocida: "Solo los educados son
libres". Debemos seguir invirtiendo en la educación de nuestros pueblos y, así, abrir las
ventanas de oportunidad y crear los rayos de esperanza para esta y las futuras
generaciones a fin de que puedan anhelar nuevos horizontes y aspirar al progreso.
Los jóvenes deben poder soñar en grande y contar con las herramientas para
alcanzar sus aspiraciones. Solo así podremos garantizar el progreso continuo de nuestras
naciones y un mundo de donde reine la justicia social.
Muchas gracias.
http://74.125.95.104/search?q=cache:J-PPRRehfFMJ:webiica.iica.ac.cr/DirectorGeneral/discursos/2003/esp/E-TexasA%26M.pdf+IMPORTANCIA+DE+LA+EDUCAC